You are currently browsing the monthly archive for junio 2007.

Mi hermano el 4 de Junio de 1984 tuvo el primer encuentro personal con Jesucristo, el hijo de Dios, Jhehová, y Su Santo hijo Jhesua.

Era ya la noche, estábamos tomando el fresco y hablamos sobre lo que le había pasado a mi hermano con El Señor.

Como estaba preocupada por él, fui expresamente a verlo; pedí las vacaciones en Agosto para poder ir a verlo, ya que cuando venían mis familiares de allí, me decían “sabes lo que le pasa a tu hermano? dice que ha visto al Señor” , que ha cambiado y en su casa la tiene para recibir y ayudar a todas las personas y solo hace hablar del Señor y ayudando a todos los que puede; que ya no era el mismo, que había cambiado en su forma de vivir. Yo solo quería ir a verlo por si le pasaba algo y poder ayudarle.

Sentados en el fresco, todos allí alrededor de la mesa, le pregunté que cómo estaba y si necesitaba que yo le ayudara, no sabía como decírselo ya que no quería hacerle daño y yo quiero mucho a mi hermano y él a mi. Le dije: “niño, necesitas ayuda? quieres que vayamos a un psicólogo? Yo hago y te ayudo en todo lo que haga falta”.

Mi hermano sonriendo dijo: “tu crees que yo estoy loco?”, y le dije: “no niño, pero si quieres que vayamos a algún médico”. Me contestó: “yo he tenido un encuentro con Jesucristo y si me llaman la gente loco, yo no estoy loco, pero si por creer en Él me llaman así, Bendita Locura y que Dios haga que su amor aumente y nunca se me vaya”.

Y al hablar como vi que hablaba, vi que mi hermano era él y no le pasaba nada sólo que él había cambiado, algo le había ocurrido, yo decía.. “aquí pasa algo.. la que está equivocada soy yo”.

Estaba mi cuñada, mi hermano, mi marido, mis sobrinos y mis hijos, y yo, y le dije “me voy a la cama, buenas noches”, y cuando iba a entrar por la puerta de la casa sentí una voz muy fuerte, que ya no era la de mi hermano y dijo “tienen oídos pero no oyen”, yo me quedé como paralizada y dentro en el centro del pecho sentí como cuando alguien te coge el pecho y te dan un vuelco, eso sentí yo. Fue mi cambio, el Señor dijo a mi hermano: “se levantará hablando de Daniel”. Yo no sabía nada, pero cuando me levanté le decía todo el rato “Daniel haz esto”, “Daniel haz lo otro..”, y allí en la casa de mi hermano no había ningún Daniel. Hablaba de un sobrino mio.

Aquella noche cuando me acosté fue dejarme acostar (mi hermano y cuñada sacaron un colchón y como hacía mucha calor se fueron a dormir al salón, y nos dejaron su dormitorio para que durmiéramos en su cama, para que estuviéramos nosotros mejor), cuando apagamos la luz sentí unos pasos muy grandes, y como estaba casi despierta pensé que era mi cuñada y le dije: “niña se te ha olvidado algo?” , y no contestó. Yo sentí unos pasos grandes, fuertes, con sandalias que entraban por la puerta del dormitorio y llegó hasta la mesita del lado que yo dormía, y se quedó parado justo a mi lado en la cabecera.

Como pregunté y nadie contestó, al levantarme al día siguiente enseguida le dije a mi cuñada: “niña, se te olvidó anoche algo? te pregunté y no contestaste” y me dijo: “niña yo anoche no me moví del salón donde dormíamos”. Le pregunté porque ella era la única que llevaba sandalias. Entonces le dije: “Quien estuvo anoche cuando nos acostamos? Cuando ya habíamos apagado la luz yo sentí unos pasos muy grandes y eran sandalias lo que llevaba, yo se lo que sentí y creía que se te había olvidado algo, por eso te pregunté”. Me dijo mi hermano y cuñada que ellos no habían sido, los niños y ellos se sonreían, yo dije “pasa algo, hay algo que yo no sé”, mi hermano decía con mucho amor “poco a poco irás viendo”. Yo decía “se lo que he sentido”.

Hoy día estamos en el 2007 y lo veo y recuerdo igual que si fuera aquella noche. Me preguntó mi cuñada “sentiste los pasos volver marcharse?” y le dije que no, yo solo sentí mucha paz y mucho amor. Mi vida cambió y a través de vivir muchas experiencias con Nuestro Señor Jhesua, Su Santo Padre ABBA Jhehová, y su Santa Madre y los Arcángeles.

Nací de nuevo, alabado sea Su Santo nombre, y nacimos mi familia, y mis hijos. Cambió nuestras vidas y empezamos El Camino.

Así es ha sido y será.  Cielos y tierra pasarán más sus palabras no pasarán.

Shalom, Paz y Bienestar.

Anuncios

Me pongo ante tu presencia, a “Él” es el que Es, el que Ha Sido y Será. Amen amen amen.

Él me dijo que pusiera ese nombre al libro que escribimos de Él.

Vi en un sueño que había una celebración, no se cual era, pero la gente en la calle iban muy contentos y por el medio de la calle había una procesión, y me hizo ver las imágenes que iban. Lo que vi me dejó pensando porque no lo entendía y menos las imágenes que veía, la forma que tenían, y como lo celebraba la gente (eran de otras culturas y su manera de celebrarlo), lo he visto luego pasados los años por la televisión.

Luego fui a una iglesia, era muy grande, muy vistosa y con mucho lujo, había mucha gente con celebraciones y justo al lado de la misma puerta grande había unas escaleras estrechas que bajaban hacia abajo, unos 7 peldaños, entré y allí había un salón cuadrado, sencillo, humilde, no había lujos; había luz y personas orando y cantaban al Señor, pero no habían muchas personas como por ejemplo la aglomeración que había justo por la que estaba encima de nosotros.

Le dije qué quería decirme con todo esto ya que no entendía porqué me hizo ver todas esas cosas.

Me dijo: “Esta es mi Iglesia” , la que estaba subterránea, la que le habían ocultado, la que Él está manifestando a todos sus hijos a través de Su Santo Espíritu y manifestándose a las personas.
Me dijo: “Esta generación tiene ojos pero no ve, tiene oídos pero no oye”.

Yo era una de esas personas que antes de que Él me llamara, seguía en la Iglesia grande y sus fiestas, hasta que Él me llamó, fue en casa de mi hermano en el verano de 1984.

Cuando en el año 1984 que no sabía nada del Cristo Vivo, hasta que Él se manifestó en nuestras vidas, un día me dijo cuando iba caminando por la plaza del Ayuntamiento viejo a las tres de la tarde: Mi nombre es Jhesua, y yo soy Palestino; yo no sabía nada de esas cosas, luego le pregunté al monseny y me dijo que Jesucristo había nacido en Palestina. (aunque yo creo lo que me diga Dios o El Señor porque Él siempre es fiel, los hombres mienten, Dios siempre es verdadero).

Un Viernes Santo en el año 1985 en el monte Gironella cuando íbamos a rezar El Santo Rosario El Padre Eterno me dijo tres veces con una voz muy fuerte ,y me ardía en el centro de mi pecho: “Mi nombre es Jhehová” y se lo dije a mi amiga, que fuimos ella, su marido y el mio (que Dios le de la paz) y mis hijos. Desde ese día llamo a Dios por su Santo Nombre “Jhehová”, a Él, Honor y Gloria por los siglos de los siglos.

Alabo y bendigo el nombre Santo de Jehova tres veces Santo.

En el nombre de mi querida y amada presencia “Yo Soy el que Soy” y su santo hijo Jhesua, nuestro Señor Jesucristo y María Madre de Dios y Madre Nuestra, querubines, Serafines, Arcángeles, Santos y Maestros acudid a El, el Honor y Gloria, me pongo ante su presencia y lo que escriba sea Él y no yo para poder expresar lo que pienso, escribir lo que un día me dijo, y me ha comunicado ahora.

Gracias Señor por tanto bien. Así es y así será. Amen amen amen.

Cuando era pequeña recuerdo que cuando tenia que irme de mi pueblo para estar en la ciudad algo dentro de mi lloraba porque me alejaban de los míos y de lo mio, que eran mis familiares, amigos y mi pueblo.

Estábamos cerca, ya que el pueblo no estaba lejos, pero ya no era el lugar donde yo me había criado, ni estaba con mi madre ni mi hermano, o los amigos del colegio, el campo. Todo lo que supone unas costumbres, nuestras raíces, nuestras tradiciones.

Cuando tuve que irme lejos de mi tierra sentí que un trozo de mi alma allí se quedaba.

Me sentí igual que cuando a un árbol lo sacas de la Madre Tierra, algunas de sus raíces quedan allí dentro, y al sacarlo le rompes algunas. A veces unos arboles se resienten más que otros, algunos se secan y otros vuelven luego a florecer después que a pasado unos meses medio dolorido y sus hojas algunas caídas y otras amarillas, pero también brotando nuevos retoños. Echan raíces nuevas y agarran en esa nueva tierra y florece, y poco a poco echa sus flores, sus frutos y recoge su cosecha y da también de su cosecha para los demás, y con sus brazos repletos de hojas da lugar para cobijarse a los pajarillos, y sombra para todos los que quieran cobijar bajo el.

Así es y será.

Imagen de extraída de design-nation.net

junio 2007
L M X J V S D
« May   Jun »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Premio Thinking Blogger Awards